8 enero 2010 en 1:29 AM | Publicado en Antropología Física, Divulgación de la Antropología, Divulgación de la Ciencia | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Por Gabriela Espinosa Verde

 En su artículo ¿Qué significa ser humano según la antropología física? La ciencia a la búsqueda del centauro ontológico, el Dr. José Luis Vera Cortés  reflexiona sobre la identidad y la alteridad, así como la interacción naturaleza-cultura, para plantearnos al ser humano como un centauro.

 

¿Cómo saber  qué somos?

 

Hombre lobo del hombre, hijo de Dios, bípedo implume, el que mide y por ello la medida de todas las cosas, son algunos de los variados y hasta contradictorios intentos por definirnos. El definir nos permite, por un lado,  establecer las fronteras entre lo que somos y lo que no somos; y por otro, reconocer la unidad de lo diverso y la diversidad de lo unitario, es decir, reconocer que yo soy diferente de todos aquellos que me rodean y a la vez asumir que más allá de las diferencias somos todos seres humanos o miembros de un grupo en particular.

 

Estas fronteras pueden reducirse o ampliarse por los juicios o preconcepciones de los diferentes grupos humanos. Por esta razón, el otro, la alteridad es representada por los grupos que no pertenecen al grupo clasificador, que lo mismo pueden ser otros grupos humanos o de primates y hasta seres imaginarios. Esta movilidad de las fronteras refleja nuestra incertidumbre acerca de lo que somos.

 

La alteridad nos habla en más de un sentido de nosotros mismos; el ‘otro’ no tiene sentido para la antropología sino por mero antagonismo, es decir, en la medida en que nos habla de nosotros mismos. En sentido similar, la ‘mismidad’ es una categoría completamente artificial que no cobra significación sin la existencia de la alteridad”, expresa el Dr. Vera.

 

El ser humano como centauro ontológico

 

En el intento de caracterizar al ser humano, la antropología física estudia la variabilidad corporal y la interpreta como el resultado de la interacción de la biología humana con el entorno. La antropología heredera, junto con otras áreas del conocimiento, de los fundamentos de la historia natural, retoma de la biología humana las formas de cuantificación de la diversidad física de las poblaciones, pero se deslinda de ella al buscar en otro universo de conocimiento las relaciones causales de la variabilidad.

 

La antropología física, influenciada por un doble dualismo (cartesiano u ontológico e hilemórfico o material) reconoce que el fenómeno humano tiene una doble esfera de determinación, que le asigna una doble naturaleza: biología y cultura en constante interacción y a la vez con cierta independencia, es decir, la cultura puede modificar la estructura biológica de las poblaciones humanas y la biología puede modificar las formas de relación social.

 

Bajo esta perspectiva, la biología une al ser humano a la naturaleza, mientras que la cultura lo separa de ella. Así, surge la metáfora del Centauro ontológico, que el Dr. Vera explica de la siguiente manera:

 

La racionalidad simbolizada por el fragmento humano, emerge de la naturaleza, expresada por un brioso cuerpo de caballo. El segmento humano, al ocupar la posición superior, termina por presidir, dominar y personificar al centauro, al fenómeno humano.”

 

La respuesta desde la antropología física a la pregunta sobre la naturaleza y la identidad humana parte de que nuestra identidad es el resultado de la relación e interacción entre naturaleza y cultura, mientras que nuestra metodología, se deriva de una concepción que se aproxima y valora al cuerpo en tanto que material.  Por ello concluye el Dr. José Luis Vera:

 

La posibilidad de plantear nuevos enfoques en la investigación, parte necesariamente de la enunciación de los atributos y cualidades que asignamos al ser que despertó de los sueños de simio para encontrarse convertido en casi hombre.”

 

Bibliografía

 

Vera Cortés José Luis, ¿Qué significa ser humano según la antropología física? La ciencia a la búsqueda del centauro ontológico. En: Mansilla Lory Josefina y Xavier Lizarraga Cruchaga (coords.), Antropología Física: disciplina plural. INAH, México, 2003. 65-75.

Blog de WordPress.com. | El tema Pool.
Entradas y comentarios feeds.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 128 seguidores