28 agosto 2009 a las 3:19 AM | Publicado en Divulgación de la Antropología | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

africamerica

Por Gabriela Espinosa Verde

Antonio González Martín, investigador de la Universidad Complutense de Madrid (España), al inicio de su conferencia Origen y expansión del Homo sapiens desde una perspectiva molecular: la colonización de América[*], destacó la importancia de las pruebas moleculares en la construcción y revisión del conocimiento histórico.

El origen de nuestra especie.

¿Dónde surgió el Homo sapiens? González expuso dos propuestas teóricas que responden a esa pregunta: la llamada Multirregional basada en el registro fósil y la Eva mitocondrial fundamentada en la genética molecular.

La primera plantea, que los ancestro del ser humano salieron de África hace 1.2 millones de años y ocuparon distintos lugares de Europa y Asía, en donde estas poblaciones, procedentes de una especie ancestral, evolucionaron de manera independiente hacia Homo sapiens. Lo que el conferencista calificó de imposible.

La propuesta alternativa reconoce una primera salida de África, de nuestros ancestros y su distribución por Europa y Asía, sin embargo, sugiere que cada uno de estos grupos tuvo una historia diferente: en Asia los Homo erectus desaparecierón, en Europa evolucionarón a Homo neandertalensis y, es exclusivamente en África, donde los Homo erectus evolucionarón a nuestra especie, el Homo sapiens. Sólo entonces, ocurre una segunda migración que coloniza  Eurasia. En algunos lugares, los sapiens se encuentran con los precursores de la primera oleada,  que dejo África casi un millón de años atrás: los Neandertales.

Para el investigador español:

La variabilidad de los grupos humanos, las variaciones  genéticas y fenotípicas tienen raíces temporales. Son variaciones recientes, muy parecidas y homogéneas todas. Si asumiéramos que la teoría multirregional es cierta,  las diferencias que encontramos en todo el mundo, en  Homo sapiens, tendrían una antigüedad de 1.2 millones de años. Lo que implicaría raíces temporales muy largas, y la biología molecular ha demostrado que somos una especie muy reciente y que nuestra diversidad genética es relativamente baja.”

 La expansión de Homo sapiens fuera de África

Antes de responder a la segunda interrogante ¿Cómo se expandió el Homo sapiens por el planeta? el investigador de la Complutense de Madrid, enfatizó que para los biólogos y los antropólogos un gen es un mensajero que nos habla del pasado de nuestra especie. Después, explicó la expansión del ser humano desde la perspectiva de los estudios de ADN mitocondrial y de la reconstrucción demográfica del pasado.

De acuerdo con la información proporcionada por los estudios de ADN mitocondrial, el ser humano  anatómicamente moderno apareció en África hace 200 mil años. Hace 80 mil años ya se encontraba en Eurasia. En el tiempo que transcurrió desde que apareció el Homo sapiens  y hasta que colonizó Europa y Asia, los grupos africanos se diversificaron y se estructuraron geográficamente.

¿Pero, por qué si el continente africano tiene una gran variabilidad todas las poblaciones no africanas se derivan de un sólo haplogrupo[1], el L3? Por la estructuración geográfica de las variantes genéticas. Las poblaciones que salieron no eran representantes de la población del continente  sino aquellas que estaban más cerca de la salida de África.

Existen dos hipótesis para explicar la colonización de Eurasia, explicó González: por un lado esta la propuesta de una migración desde África hace 120 mil años que arribó a  la media luna fértil por Palestina. La información genética muestra que este primer intento no tuvo éxito, puesto que los restos encontrados en Israel y Palestina no tuvieron continuidad genética en el continente. Por otro lado, existe la propuesta de que la salida se haya dado por el estrecho de Oman, siguiendo una ruta costera por el sur de Asía hasta llegar a Nueva Guinea y Australia, hace unos 70 mil años.

Europa sería colonizada por grupos provenientes de Asía, que a su vez venían de un lugar de África, esto lo prueba la existencia del haplogrupo U, que es propio de Europa, no esta presente entre los africanos, y es intermedio a las poblaciones asiáticas.

Además del estudio de las variaciones en el ADN, el estudio de la composición genética, de las generaciones anteriores, de una población contribuye a reconstruir la evolución demográfica de un continente.  Por ejemplo, en el caso de Europa se sabe que en un determinado momento la población creció, luego se volvió estable, más tarde disminuyó y después volvió a crecer. Estos crecimientos poblacionales se han interpretado como expansiones humanas, que en éste caso  coinciden con las dos colonizaciones provenientes de Asia.

Hace 50 mil años las poblaciones de Asía se diversificaron, colonizaron el centro del continente asiático, y más tarde Europa, con dos oleadas migratorias, una durante el paleolítico hace 45 mil años y otra en el neolítico hace entre 15 y 20 mil años.

Expansión del Homo sapiens. Mapa del Grupo de Investigación en BiologíaEvolutiva de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires, Argentina.

Expansión del Homo sapiens. Mapa del Grupo de Investigación en Biología Evolutiva de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires, Argentina.

 El poblamiento de América

Gonzáles Martín indicó:

 La información genética de las poblaciones aborígenes actuales nos lleva al centro asiático, lo que hace plausible, al menos hoy, que el hombre entró en América por el estrecho de Bering.”   

La reconstrucción demográfica de América mostró, que hace 40 mil años se produjo una expansión de las poblaciones, luego una estabilidad y una nueva expansión hace 15 mil años,  como en  el caso de Europa, estos aumentos en el tamaño de la población nos indican expansiones.

Los datos moleculares muestran que hace 40 mil años las poblaciones del centro o sur de Asía colonizaron Beringia y permanecieron ahí, acumulando variaciones. Al decaer el último glacial, encontraron condiciones ambientales favorables y se expandieron hacia América, hace unos 15 o 18 mil años.

El análisis de secuencias completas de ADN mitocondrial ha permitido reconstruir el poblamiento de América por dos  líneas: una costera trazada por una variante del haplogrupo D4; y otra por el interior,  delineada por una variante del haplogrupo X.

Para cerrar su participación el académico español planteó que ninguna de las poblaciones mesoamericanas tiene la variante D4 o la variante X ¿Qué significa? Aun no se sabe, pues las investigaciones moleculares están trabando en ello.

 


[*] Este es el segundo post, sobre el 5º curso Teórico-práctico “Extracción, análisis e interpretación de datos moleculares” impartido por el Laboratorio de genética molecular de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), durante la semana del 3 al 7 de agosto de 2009 

[1] Variaciones genéticas propias de una población particular.

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. hace algunos años leí sobre otra teoría del poblamiento de américa, no recuerdo a ciencia cierta, pero uno de los haplogrupos, no recuerdo precisamente cual, coincidia con los de una población “europea”, además de el vínculo genético, estaba igualmente tecnología lítica muy semejante a la solutrense, probablemente guarde alguna relación con lo mencionado


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: