25 septiembre 2009 en 2:27 AM | Publicado en Divulgación de la Antropología | 3 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

famromanov

Por Gabriela Espinosa Verde

En su conferencia Nuevas perspectivas en genética forense: aplicaciones en la identificación humana[1] la responsable del área de Genética Forense, de la compañía española Genomica S.U.A, e investigadora de la Universidad Complutense de Madrid, Amaya Gorostiza habló del caso de la familia Romanov. En este post, para una mayor comprensión del caso, la información vertida en la conferencia se enriquecerá con la proveniente de otras fuentes.

La historia

Tzar Nicholas Romanov II de Rusia  y su hijo Alexei. Iamgen tomada de Los Romanov: una familia real

Tzar Nicholas Romanov II de Rusia y su hijo Alexei. Imagen tomada de "Los Romanov: una familia real"

Hoy es “un gran día que nunca se olvidará, la misericordia de Dios nos ha visitado”, así escribió en su diario, el 12 de agosto de 1904, el Tsar Nicholas Romanov II de Rusia, el día que nació Alexei, su primer hijo varón. El pequeño de rubios rizos y ojos azules, como muchos, parecía un bebé sano, vigoroso.

La realidad llamaría a la puerta seis semanas después del nacimiento, una hemorragia en el ombligo que duro varios días causó una gran alarma en la familia real. Después, cuando creció y comenzó a caminar, los raspones provocados por las caídas sangraban abundantemente y hasta la menor contusión generaba sangrados internos. El heredero al trono padecía hemofilia.

La hemofilia causa una deficiencia en la coagulación de la sangre.  Cuando un vaso sanguíneo  se rompe, ocurre una cascada compleja de reacciones que producen fibrina, cuyas moléculas  forman un coágulo que detiene el flujo sanguíneo. Con la hemofilia, la coagulación es lenta y el sangrado excesivo. La hemofilia clásica es causada por una mutación en un gen del cromosoma X.

Las mujeres poseemos dos cromosomas X por célula, por ello se puede ser portadora y no desarrollar la enfermedad. Si una mujer posee un gen normal en un cromosoma y uno mutado en el otro, la versión normal del gen producirá el factor coagulante suficiente para prevenir las hemorragias. Sólo las mujeres que hereden genes mutados de ambos padres desarrollaran hemofilia.

Los hombres como sólo cuentan con un cromosoma X, basta que hereden un gen mutado para desarrollar la enfermedad. Alexei  lo heredó de su madre,  la Tsarina Alexandra, descendiente de la Reina Victoria de Inglaterra.

El paso de la hemofilia a través de las familias reales de Europa

El paso de la hemofilia a través de las familias reales de Europa. Árbol genealógico tomado de Kalipedia.com

Los médicos reales no tenían un tratamiento para detener las crisis hemorrágicas que aquejaban a Alexei. En una ocasión, durante una de sus crisis Gregory Rasputin, un monje que se autodenominaba trabajador del milagro elevó sus oraciones por el hijo del Tzar, después de lo cual Alexei tuvo una recuperación notable. A partir de ese momento,  Rasputin ejerció cierta influencia sobre la familia real.

Los Romanov gobernaron Rusia por 300 años. Algunos historiadores debaten sobre el papel que jugó la enfermedad del joven heredero al trono en el inicio de la Revolución Rusa, pues sin lugar a dudas los Tsares pasaban mucho tiempo ocupados con la enfermedad de su hijo y bajo la influencia de  Rasputin.

Desentrañando el asesinato de la familia Romanov

En 1917,  el Tsar Nicholas II fue obligado a abdicar al trono por los bolcheviques y fue exiliado en la casa Ipatiev en Ekaterimburgo con su familia: la Tsarina Alexandra y sus cinco hijos, Olga, Tatiana, Maria, Anastasia y Alexei; y con cuatro miembros del personal de  la casa real: el médico de la familia Dr. Eugene Botkin, el ayudante del Tsar Alexei Trupp, la sirvienta de la reina Anna Demidova y el cocinero Ivan Kharitonov.

Familia Romanov: (De izq. a der. y de atrás al frente) María, Alexandra, Alexei, Olga, Tatiana, Nicholas y Anastasia

Familia Romanov: (De izq. a der. y de atrás al frente) María, Alexandra, Alexei, Olga, Tatiana, Nicholas y Anastasia. Imagen tomada de tripodart.com

Por temor a que la armada Rusa rescatara, al Tsar y su familia, en las primeras horas de la mañana del 17 de julio de 1918 un escuadrón dirigió a la familia real y a su personal al sótano de la casa, donde fueron ejecutados. Ocho días después el ejercito pro-Tsarista arribó a Ekaterimburgo. Investigadores de la armada buscaron exhaustivamente los cuerpos del Tsar y su familia pero no encontraron más que objetos personales.

Casa Ipatiev en Ekaterimburgo. Lugar donde fueron exiliados y asesinados el Tsar y su familia. Imagen tomada del foro virtual Anastasia Romanov

Casa Ipatiev en Ekaterimburgo. Lugar donde fueron exiliados y asesinados el Tsar y su familia. Imagen tomada del foro virtual Anastasia Romanov

A finales de los años 70 el geólogo Dr. Alexander Avdonin localizó una fosa con nueve cuerpos cerca de la Ekaterinburgo, pero mantuvo su hallazgo en secreto hasta la caída de la Unión Soviética en 1991. Los restos fueron desenterrados y conducidos al Servicio de Ciencias Forenses para su análisis por un equipo de antropólogos forenses. Los restos coincidían positivamente, en edad y sexo, con los miembros y el personal de la Familia Romanov, salvo porque hacían falta los de Alexei y los de una de sus hermanas.

Los huesos estaban rotos, había marcas de bayonetazos. Los restos mostraban que se habían ensañado con ellos. Los primeros estudios que se hicieron fueron de reconstrucción antropológica con los restos óseos. Se hizo sobreposisición de fotografías a los cráneos, por ejemplo.” Explicó Amaya Gorostiza.

(De izq. a der.) Tatiana, Maria y Olga Romanov. Imagen tomada de "Los Romanov: una familia real".

(De izq. a der.) Tatiana, Maria y Olga Romanov. Imagen tomada de "Los Romanov: una familia real".

Después, se realizaron estudios de DNA nuclear con cinco marcadores, con lo que se supo que había dos progenitores, tres jóvenes que eran hijas de esos dos adultos y cuatro personas más, que no pertenecían a la familia.

Para comprobar que, en realidad, estos eran los miembros de la familia real se extrajo DNA mitocondrial de los restos óseos y se buscaron descendientes de la línea materna tanto del Tzar como de la Tzarina. Como Alexandra era descendiente directa de la Reina Victoria se recurrió al principe Philip de Inglaterra cuyo DNA mitocondrial fue idéntico al de cuatro esqueletos, el de  Alexandra y tres de sus hijas.

Nicholas Romanov II de Rusia

Nicholas Romanov II de Rusia

La información del Tzar Nicholas II se comparó con el de la duquesa de Fife y princesa Xenia Cheremeteff Sfiri, que provenía de la misma línea materna que Nicholas. Al comparar las muestras de DNA se encontró una diferencia en el nucleótido de la posición 16169, pues la princesa tenía una Citosina (C) y los restos que se atribuían al Tzar una Timina (T).

Si bien esta variación podía considerarse natural cuestionaba la identidad de los restos óseos. Para eliminar las especulaciones fueron exhumados los restos del hermano menor del Tzar, el Gran Duque Georgij Romanov, quién había muerto en 1899. Estos restos también mostraban una T en lugar de la C en la posición 16169. Con lo cual se confirmaba que los restos pertenecían a Nicholas Romanov II de Rusia.

Alexei y el controversial paradero de Anastasia

La gran interrogante era ¿Dónde estaban los restos de los dos miembros de la familia real que faltaban? Se tenía la certeza de que Alexei no estaba en aquella fosa y una de sus hermanas tampoco. La identidad de la princesa perdida generó desacuerdos entre los forenses estadounidenses y los rusos, los primeros creían que los restos de Maria estaban en la fosa y quien faltaba era Anastasia, mientras que los segundos estaban convencidos de que era Maria la que estaba extraviada.

Maria Romanov. Imagen tomada de deviantart.com

Maria Romanov. Imagen tomada de deviantart.com

Anastasia Romanov. iamgen tomada del free website "Tehe Romanov Children"

Anastasia Romanov. Imagen tomada del free website "The Romanov Children"

Durante años, aparecieron mujeres que decían haber escapado durante la ejecución de los  Romanov y, como  Anna Anderson,  clamaban ser la Gran duquesa Anastasia. Incluso Walt Disney produjo una película de dibujos animados sobre esta historia.

El verano de 2007 reveló el hallazgo que puso fin a las especulaciones, cuando un grupo de aficionados descubrió algunos fragmentos de hueso a 70 metros de donde había estado ubicada la primera fosa. La excavación arqueológica  oficial, dirigida por el Dr. Sergei Pogorelov dejo al descubierto 44 fragmentos de hueso y dientes. Como había huesos duplicados se infirió que al menos dos personas estaban sepultadas en ese lugar.

El análisis de los huesos de la cadera permitió inferir la presencia en el entierro de una mujer de entre 15 y 19 años, y de un hombre de entre 12 y 15 años. Como los restos eran limitados y estaban fragmentados no se pudo determinar  el tipo racial o ancestral ni la estatura en vida. Pero se encontraron tres amalgamas de plata, lo que sugería un status aristocrático. Además, el análisis del contexto indicaba que los huesos habían sido depositados allí, al menos 60 años atrás.

Para confirmar la sospecha de que nadie de la familia real había sobrevivido al 17 de junio de 1918, el gobierno ruso invitó al Laboratorio de Identificación de DNA de las fuerzas armadas de Estados Unidos y al Instituto de Medicina Legal de Austria, para analizar los restos óseos que se acababan de recuperar. Se realizaron pruebas de DNA mitocondrial y autosomal.

Nicholas II y su hijo Alexei. Imagen tomada de "Los Romanov: una familia real"

Nicholas II y su hijo Alexei. Imagen tomada de "Los Romanov: una familia real"

Para los restos masculinos se realizaron pruebas del cromosoma Y, que permite comparar información de línea paterna. La información de los restos óseos masculinos se compararon con la información del Tzar Nicholas II y de un descendiente de la misma línea paterna, su primo: Andrew  Andreevich Romanov, con lo que se confirmó que los restos masculinos de la segunda fosa pertenecían al principe Alexei Romanov

Los restos femeninos se compararon con la información obtenida de los análisis de DNA de la primera fosa. Los resultados comprobaron que los restos pertenecían a una hija del Tzar Nicholas II y de la Tsarina Alexandra. Con lo que el misterio quedo resulto. Ahora, nadie puede venir y decir que es Anastasia, pues aunque aun no se aclara qué restos pertenecen a Maria y cuáles a Anastasia, se tiene la certeza de que ambas murieron en la casa Ipatiev en 1918.

Bibliografia

– Coble MD, Loreille OM, et. al. (2009) Mystery Solved: The identification of Two Missing Romanov Children Using DNA Analysis. PLoS ONE (43): e4838.

– Pierce, B.A. (2003) Genetics. A Conceptual Approach. Freeman and Compañy, New York. 1. Introduction to Genetics, pp. 1-14.


[1] Este es el cuarto post, sobre el 5º curso Teórico-práctico “Extracción, análisis e interpretación de datos moleculares” impartido por el Laboratorio de genética molecular de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), durante la semana del 3 al 7 de agosto de 2009

18 septiembre 2009 en 3:02 AM | Publicado en Divulgación de la Antropología | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

perro american

Por Gabriela Espinosa Verde

El origen

En su conferencia Evidencia del ADN antiguo sobre el origen de los perros del Nuevo Mundo[*] el Dr. Raúl Valadez del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM (IIA) señaló que el origen de los perros americanos esta ligado al de los perros como tal, un origen que tuvo lugar en el norte del planeta.

Contraria a la idea predominante de un origen euroasiático, el Dr. Valadez considera que los perros se originaron en una franja que va desde el noreste de Asía (en Siberia) hasta el noroeste de los Estados Unidos (en Alaska). Estas zonas estaban conectadas durante el pleistoceno y formaban parte de una misma masa de tierra, por esta razón, considera, sería relativo hablar de si se originaron en Asía o en América. De acuerdo con esta propuesta, los perros comenzarían su proceso de dispersión desde su lugar de origen hacia el sur en ambas direcciones, es decir, hacia Eurasia y América.

Con los resultados de los estudios de ADN se organizó a los perros del mundo en cuatro grupos. Los representantes de los perros americanos se encuentran en el grupo I y  IV, mientras que los miembros de los grupos II y III no cuentan con representantes en nuestro continente.

Relaciones filogenéticas de los perros del mundo, según la infromación genética. Imagen modificada del artículo Ancient DNA Evidence for Old World Origin and the New World Dogs de Jennifer A. Leonard et. al. Publicado en el núm. 298 de Science

Relaciones filogenéticas de los perros del mundo, según la infromación genética. Imagen modificada del artículo Ancient DNA Evidence for Old World Origin and the New World Dogs de Jennifer A. Leonard et. al. Publicado en el núm. 298 de Science

 Los perros americanos

Los estudios de ADN antiguo permiten ubicar los procesos de dispersión en el tiempo. Por ejemplo, los grupos de perros dejan marca de sus estaciones de paso en diferentes partes del mundo lo que posibilita rastrear una línea, un camino.

 Si tenemos a este perro de patas cortas (salchicha), este perro mesoamericano, en este conjunto no es porque alguna vez han llegado las personas de la zona andina con sus perros al centro de México sino que estamos viendo un ejemplo de poblaciones de perros, que en algún momento se establecieron en México y algunos ejemplares de esas poblaciones fueron los que acompañaron a los hombres en su camino hacia el sur”.

 

Cladograma de los perros americanos. Imagen modificada del artículo Ancient DNA Evidence for Old World Origin and the New World Dogs de Jennifer A. Leonard et. al. Publicado en el núm. 298 de Science

Cladograma de los perros americanos. Imagen modificada del artículo Ancient DNA Evidence for Old World Origin and the New World Dogs de Jennifer A. Leonard et. al. Publicado en el núm. 298 de Science

 De las razas de Eurasia que con conforman el grupo I se desprende un conjunto de perros, que son los que están ligados con América, los perros de Alaska. De esta línea se separa el grupo de los perros mesoamericanos y de estos la línea de los perros sudamericanos, que en su mayoría están ligados a un solo origen. Esto quiere decir, explicó el conferencista, que si bien fueron muchos los perros que entraron en América muy pocos llegaron a América del sur.

 Así, este proceso de dispersión del norte hacia el sur funciona como una especie de filtro: en el norte las poblaciones son muy diversas y conforme se avanza hacia el centro del continente son menos diversas hasta llegar a Sudamérica donde se encuentran ejemplares únicos.

 El origen de los perros americanos y el poblamiento de América

El perro es un producto cultural, el perro no va ha dispersarse por si solo, el perro no va ha ser un animal que busque migrar  y establecerse en otras partes sin el hombre. La dualidad hombre-perro es una dualidad establecida completamente desde hace muchos miles de años. Obviamente, cuando llega el perro a América, llega el perro con el hombre y se dispersa con el hombre. Entonces, este proceso de dispersión paulatina donde se van desprendiendo poco a poco grupos, que son los que van llevando a cabo este proceso de dispersión, es perfectamente aplicable al caso humano. Así ocurrió con los perros, así ocurrió con el hombre.”

El Dr. Valadez aseveró que los estudios sobre el origen de los perros americanos nos exigen replantear nuestra idea de cómo se llevó acabo el poblamiento de América, pues si bien la entrada del hombre en nuestro continente parece haber ocurrido hace 18 mil años, a los perros se les puede ubicar fácilmente desde hace 20 mil años en territorio americano. Lo que indica que el poblamiento de América inició al menos desde entonces.

Por otro lado, el investigador del IIA, también exigió replantear la idea de que el hombre llego primero y luego los perros. El argumento, una dualidad hombre-perro adecuada, desde el punto de vista adaptativo, para llevar acabo el proceso de dispersión. Este esquema dual era un apoyo para irse adaptando a esos territorios que cambiaban de aspecto y características.

 

El poblamiento de América por la dualidad hombre-perro. Imagen cortesía de el Dr. Raúl Valadez

El poblamiento de América por la dualidad hombre-perro. Imagen cortesía del Dr. Raúl Valadez

 La gran diversidad de los perros de Alaska muestra como en el norte había muchas poblaciones de perros y humanos, que deambulaban de un lado a otro, pero sólo unas cuantas llegaron a establecerse en el sur, es decir, que sólo unos pocos grupos humanos llevaron acabo  el proceso de colonización de Sudamérica.

 ¿Aun existen perros nativos en América?

Algunos biólogos moleculares consideran que los perros nativos americanos se extinguieron con el paso de los siglos y lo que se esta viendo con estos estudios es una imagen antigua del mundo de los perros mesoamericanos, comentó el Dr. Valadez.

Yo no estoy de acuerdo con eso, nadie puede asegurar que en la actualidad no hay perros americanos que estén ligados con los pobladores prehispánicos. Yo les dije [a los biólogos moleculares], ustedes están partiendo de la idea de que como en los concursos caninos no tenemos perros, que se diga como en el caso del Xoloizcuintle, este es un perro nativo mesoamericano, ya no existen. Eso no es cierto, sí existen pero no están en las vitrinas de la tiendas de mascotas ni los tenemos en los concursos canofilos. Los tenemos en el campo con los campesinos, los tenemos en el monte, los tenemos en los lugares apartados donde todavía sobrevive la cultura en sus esquemas más tradicionales y junto a la cultura hay un perro. No estoy de acuerdo en aceptar que los perros nativos no existen, de lo que se trata es de demostrar cuál es su situación ahora.”

Por ello, la segunda propuesta de investigación que promovió el Dr. Raúl Valadez consistió  en colectar muestras de perros americanos de distintas regiones (México, Panamá y Bolivia) para ver si  estas muestras, en algunos casos, eran compatibles con los restos arqueozoológicos y así definir si en la actualidad se pueden encontrar perros nativos americanos.

Las muestras de ADN fueron enviadas para su procesamiento desde hace cuatro años pero aun no se sabe si hay avances o no. Entre las muestras enviaron saliva y pelo de perros chihuahueños porque en la actualidad no existe ningún registro arqueozoológico que ligue, hasta el momento, el mundo de los perros mesoamericanos con los perros chihuahueños. No hay ningún resto que nos diga esto parece chihuahueño.


[*] Este es el tercer post, sobre el 5º curso Teórico-práctico “Extracción, análisis e interpretación de datos moleculares” impartido por el Laboratorio de genética molecular de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), durante la semana del 3 al 7 de agosto de 2009 

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.