12 febrero 2010 a las 12:05 AM | Publicado en Divulgación de la Antropología | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , ,

Por: Frida González Díaz


Desde temprana edad me interesé por el Derecho penal y la Medicina forense, fue así que en mi último año de preparatoria decidí estudiar Derecho. Un día mi hermana me dijo que tenía una amiga en la carrera Ciencias de la Comunicación que también estudiaba Antropología Física en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), me platicó lo que hacía y, quería saber más al respecto, así que mi hermana le pidió información y ella nos mandó la invitación para las jornadas de Antropología Física que se realizarian aquel año, a las cuales no dudé en asistir.


Fui con la idea de que todas las ponencias serían de forense, pero en el transcurso se habló de huesos, cementerios, momias, patologías, entierros, primates, entre otras cosas; en ese momento la Antropología Física me cautivó y confirmé lo que realmente quería estudiar. Durante el curso propedéutico comprendí que el antropólogo físico es un perito dedicado a descifrar la historia de la evolución de nuestra especie e inspeccionar cómo influye la cultura en el comportamiento humano.


Puedo decir que elegí la carrera de Antropología Física por dos razones: en primer lugar, porque al tener como objeto de estudio al ser humano en sus diversas manifestaciones biológicas y culturales, converge con otras ciencias como la medicina, derecho, biología, psicología, entre otras; con las cuales existe una reciprocidad teórica y metodológica que enriquecen el conocimiento del hombre. Y segundo, porque antes de estudiar otra ciencia necesitaba conocerme a mí misma, tanto física, genética, química, psicológica, biológica, cultural y socialmente para así, tratar de entender a la humanidad.


A mi modo de ver la antropología física es pieza clave para evaluar el pasado, el presente y el futuro de nuestra especie: ¿de dónde venimos? ¿en dónde estamos? y ¿hacia dónde vamos? intentar responder ¿qué es el ser humano? Día a día aprendo que la antropología es una herramienta para entender al humano y, por tanto, al mundo que lo rodea. También he aprendido a no dejar de investigar las cosas por pequeñas que sean en virtud de que estudiar el más mínimo detalle tiene relevancia.


Mario Bunge, en La ciencia. Su método y su filosofía, comenta que:

“Mientras los animales… sólo están en el mundo, el hombre trata de entenderlo; y, sobre la base de su inteligencia imperfecta pero perfectible del mundo, el hombre intenta enseñorearse de él para hacerlo más confortable. En este proceso, construye un mundo artificial: ese creciente cuerpo de ideas llamado ciencia…”

Es por todo esto que agradezco a las dos personas que me encaminaron al fascinante mundo de la antropología física; por un lado Gabriela Espinosa Verde por difundir el conocimiento antropológico en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y, por otro, a Ingrid González Díaz, mi hermana por escucharla. Estoy convencida de que la divulgación es factible en virtud de que sin ella, no hubiera llegado al mundo mágico de la antropología.


1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Bien Frida, sigue asi esto es lo tuyo, creo que una gran parte de los que estamos aki nos paso algo parecido a tu caso, y si la cita que pusiste es buena, bueno nos vemos ciao!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: