15 mayo 2010 a las 12:06 PM | Publicado en Divulgación de la Antropología | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

la bruja

Por: Gabriela Espinosa Verde

¿Quién al escuchar la palabra bruja no trae a la memoria la imagen de una mujer maligna, generalmente anciana, que vuela en una escoba llevando un sombrero puntiagudo y con un gato negro como mascota? ¿Quién al escuchar esa palabra piensa que en la Europa de los siglos XV al XVIII perecieron alrededor de nueve millones de personas en la cacería de brujas y que en el noroeste europeo, cada año, 5 mil personas eran acusadas de brujería y la mitad de ellas ejecutadas por dicha causa?

En su artículo De mujer sabia a Mulier Maléfica: El cuerpo pasional en la hoguera de la modernidad Claudia Brinkop nos habla de como el cuerpo, sobre todo el femenino, pasa de ser una morada sagrada para las culturas paganas a ser la sede del pecado en la sociedad cristiana. Este cambio de visión, explica la autora, es el resultado de una cosmovisión donde el dios creador esta fuera del mundo que ha eregido a diferencia de las creencias paganas donde los dioses y todo su poder mágico habitan la tierra.

Sexualidad y fertilidad femenina. El posible punto de origen

Tras el primer milenio de cristianización, nos dice Brinkop, la bruja seguía ocupando un lugar importante en la salud social, pues era la curandera y partera, la mujer sabia a la que se acudía para solicitar remedios contra las enfermedades e infortunios. Pero hacia finales de la Edad Media sus conocimientos milenarios sobre las prácticas anticonceptivas y abortivas las colocaron en el centro de las sospechas.

Desde siempre había existido la otra bruja, la maligna, a la que podía atribuirse la pérdida de las cosechas, la muerte de un niño o la escasa producción de leche por parte del ganado. Es justo esta concepción la que se conjuga con la visión de la mujer como objeto sexual sometida a los deseos masculinos y reproductivos para conformar el complejo de la bruja satánica.

Esa mujer es el instrumento y la esclava del antagonista único de Dios, el depositario del mal: el Diablo. Con él, la bruja  hace un pacto sexual y de sangre que le permite ejercer una sexualidad fuera de las normas: ya sea como amazona beligerante que no esta dispuesta a someterse a los deseos masculinos y por ello practica una sexualidad autoerótica que se vincula a la muerte al impedir la reproducción de la humanidad; como mujer en edad reproductiva que busca vivir una sexualidad alejada de la maternidad; o bien, como vieja bruja que ejerce su sexualidad aun después de que su vida reproductiva ha llegado a su fin.

Por esas razones, hacia finales del siglo XV la acusación de bruja no sólo alcanzaba a las curanderas y parteras sino a cualquier mujer que realizará una práctica anticonceptiva, por suponerse una cosa del Diablo. Desde entonces el cuerpo ya no es el lugar sagrado donde habita el alma sino un cuerpo atribulado que es peligroso y pernicioso para su dueño, anota la autora.

Este cuerpo, es el campo de batalla entre el ser una obra de Dios y a la vez presa del Diablo, es el cuerpo al que se puede mirar solo de manera sublimada a través del arte y al que se debe someter  y purificar por medio de la oración, el ayuno, el trabajo y hasta la flagelación. Por ello, dice Claudia Brinkop, la figura de la bruja quedo inmersa en el sistema significante del cristianismo y desde esta penumbra la bruja y el deseo fueron arrastrados a la hoguera.

Bibliografía

– Brinkop Claudia. De mujer sabia a Mulier Maléfica: El cuerpo pasional en la hoguera de la modernidad en Fe Marina (coord.). Mujeres en la hoguera. Representaciones culturales y literarias de la figura de la bruja. PUEG-UNAM. México 2009. 41-51 pp.

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: