18 junio 2010 a las 12:01 AM | Publicado en Divulgación de la Antropología | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , ,

Por: Gabriela Espinosa Verde

En el marco del mundial de fútbol AFPQ ha decidio reeditar este artículo cuya versión original fue publicada en la sección “Tema del Mes” de la Revisa de Libros, en el número de Julio de 2007, publicación mensual de enlaces.

Hay personas a las que no les gusta el fútbol pero saben de su existencia y hasta podrían relacionar nombres como Pele y Maradona, o algunos más actuales, como Cristiano Ronaldo y Messi con este deporte.  Y que decir de la palabra Sudáfrica que en estos días  vinculamos casi imprescindiblemente con la justa mundialista de dicho deporte.

El fútbol es un deporte espectáculo porque une la disciplina deportiva con la magia de los estadios llenos y las transmisiones televisivas y radiofónicas seguidas por millones de personas. Su impacto social es tal que según los datos de la Federación Internacional del Fútbol Asociación (FIFA), en 2006 el 4% de la población mundial estaba relacionada con éste deporte (jugadores, árbitros, cuerpos técnicos y funcionarios), mientras que en el Norte y Centro de América, así como en el Caribe 9 de cada 100 personas estaban relacionadas con el fútbol.

Además, a diferencia de otros deportes como la natación o la gimnasia, el fútbol soccer no requiere de instalaciones especiales para su práctica. Eso lo saben muy bien los niños que suelen jugarlo en las calles o en el patio de la escuela.

Para buscar una respuesta a la pregunta que titula este artículo concentrémonos en el fútbol como deporte. Todos los deportes involucran la interacción entre aptitudes, habilidades y estrategia.  Las aptitudes son aquellos requerimientos que exige una práctica deportiva. Por ejemplo, en el atletismo se requiere velocidad y resistencia.

Piense en un corredor de maratones, ahora traiga a su mente a un futbolista profesional.  Los corredores de maratón generalmente son personas altas, delgadas y musculosas y los futbolistas ¿cómo son?…los hay de físicos muy variados, desde los esbeltos, pasando por los de músculos prominentes hasta los que son más bien llenitos[1].

Sí, los futbolistas resultan no ser tan especializados. Se considera que en promedio un futbolista profesional durante un partido de 90 minutos recorre poco más de 10 Km., distancia que muchas personas recorren durante un paseo. Además, algunos estudios muestran que en Sudamérica los futbolistas recorren a lo más 8.5 o 9 km por partido.

La única diferencia entre alguien que acostumbra largos paseos y un futbolista es que este último realiza su recorrido con cambios de intensidad: cerca de dos tercios de los 10 km los cubre caminando y trotando, el tercio restante lo recorre con spring (carrera a toda velocidad), carrera hacia atrás y movimientos para cumplir una acción específica.

Pero, no crea usted que corren lo mismo en el primer tiempo que en el segundo. Los estudios realizados con futbolistas profesionales muestran, que más de la mitad de la distancia recorrida durante el juego, se cubre en los primeros 45 minutos.  A esto súmele la baja efectividad de la posesión del balón. Se calcula que durante un partido un equipo puede poseer el balón cerca de 240 veces, de las cuales 10 o 15 serán transformadas en jugadas de ataque con oportunidad de gol y sólo tres o menos entraran en la portería rival.

Y eso no es todo, los físicos propios de los futbolistas tampoco existen. La estatura y el peso promedio de los jugadores de fútbol se mantienen dentro de los valores promedio de la población. Aunque en los últimos años se ha generado una tendencia a que los jugadores sean más altos, más pesados y con menos tejido graso, que en las generaciones de décadas pasadas.

Otro elemento que se ha evaluado es la cantidad máxima de oxígeno que el cuerpo puede consumir en un minuto (VO2máx). Los resultados de estos estudios muestran, que los valores de los futbolistas son demasiado moderados en comparación con otros atletas. Por ejemplo, se considera que el VO2máx de un futbolista es parecido al de los corredores de clase mundial de los años 70’s y 80’s. Aunque si existe una diferencia entre los futbolistas y la población general, pues su consumo máximo de oxigeno suelo ser  mayor que el de un individuo no deportista.

También, se ha observado que los futbolistas tienen menor flexibilidad con respecto a otros atletas, aunque son más ágiles. En ese sentido se ha demostrado, que los jugadores de selección nacional pueden tener tan buena agilidad[2] como los jugadores de básquetbol  y los de futbol americano. De hecho, es en esta habilidad en donde se puede diferenciar al futbolista profesional del amateur y del de las cascaritas.

Regresemos a nuestra pregunta inicial: ¿Qué hace especial a las estrellas de futbol? Muchos podrían contestar que sus sueldos exorbitantes o el espectáculo y la publicidad. Otros podrían decir que sus pases, sus atajadas, sus extraordinarios goles, la forma en que hacen frente al rival, su carisma. El ser lo que muchos quisieran.

Yo diría que las extraordinarias habilidades, de no pocos de ellos, no pueden pasar desapercibidas; que el carisma es fundamental no sólo en el fútbol, que la publicidad hace estrella, casi a cualquiera; que en un mundo donde el dinero puede causar grandes problemas o aliviar muchas carencias, el que recibe un poco más esta en la mira del resto.

Pero sobre todo, que son representantes de un sueño al que más de uno puede aspirar debido a que no se requieren capacidades físicas superiores a las promedio o que no pueda resolver un buen programa de entrenamiento. Lo que hace diferente a un futbolista del resto de los atletas es su habilidad, la cual se aprende y se cultiva. Lo que hace popular al fútbol es que cualquiera puede empezar a practicarlo si tiene un poco de espacio y algo que pueda hacerla de pelota. Sí,  los hace especiales practicar algo que es juego, deporte y espectáculo.

Bibliografía

– FIFA Comunications Division, Information Servicies, FIFA Big Count 2006:270 million people active in fooball, en: bigcountstatspackage-FIFA2006.pdf

-Kirkendall Donald (2000), Physiology of soccer, en: Exercise and Sport Science. 875-884 pp.


[1] No debe olvidarse que cuando se practica algún deporte desde temprana edad, éste suele impactar las características corporales del individuo sin dejar de lado la herencia y el ambiente en que se desarrolla el deportista.  De ahí, que haya excepciones, incluso en disciplinas deportivas en donde ciertas características físicas suelen ser predominantes.

[2] La agilidad es la habilidad de controlar cambios de posición y dirección, con rapidez y precisión.

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Si bien, por lo menos yo, estaba consciente de que el fútbol es una forma de “escapar” de una realidad abrupta y cruenta, seguía cuestionándome el por qué era un fenómeno tan socorrido por la población; ahora gracias a tu artículo, Gaby, he tenido una respuesta por demás satisfactoria.
    Me parece interesante también el considerar los factores de estrés que afectan a los jugadores en estos mentados mundiales y cómo influye el rendimiento de los mismos. Pues dada ahora la cuestión de que no se requiere de mucho para ser una estrella del soccer (algo que es de común acuerdo entre los jugadores amateur) y si los “jugadores estrella” están conscientes de ello, la presión que deben sentir sobre sí mismos, en un estadio extranjero donde hay 20 000 compatriotas apoyandote (y presionandote para que anotes en una de esas 240 posesiones del balón) debe ser inmensa, y desde luego que debe afectar su rendimiento; pues al fin y al cabo ¡son humanos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: