17 diciembre 2010 a las 1:09 AM | Publicado en Divulgación de la Antropología | 1 comentario
Etiquetas:

Por: Gabriela Espinosa Verde

 Aquella mañana había sido todo menos sencilla. Las lluvias, el tráfico  triplicado, el exceso de personas y por si fuera poco la desvelada que traía encima, pero, llego al trabajo.   Al verla, la recepcionista le dijo: Uganda Galago Tarsier te espera en su oficina. –Gracias, le respondió  ella, cortésmente.

Innumerables veces,  había recorrido aquel pasillo y nunca se percató de la presencia de aquella imagen: un gorila de espalda plateada en el Parque Nacional de los Volcanes, en Ruanda.  Esa mañana no fue la excepción, camino deprisa a la oficina de Galago.  Antes de llamar respiró profundo, algo estaba planeando ese hombre, ¡algo nada fácil! Se limpio el sudor de la frente, respiró una vez más y justo cuando iba a tocar una voz le dijo: Pasa, te estaba esperando.

Sin decir nada abrió la puerta y lo vio ahí,  como siempre, con su gabardina gris.

Galago: Roxellana  Beringei, te he llamado, para que me ayudes a encontrar una respuesta. ¡Linda! 

Beringei: En casi treinta años de vida no conozco una sola respuesta que sea linda.

Galago: Niña, niña, lo de linda era para ti.

Beringei: Y bien ¿cuál es tu conflicto?

Galago: ¡Changos!

Beringei: Se te olvido algo.

Galago: No. Mi problema tiene que ver con los changos  o mejor dicho con los primates.

Beringei: No me digas   que  ahora vas a resolver problemas de animales.

Galago: Mejor siéntate y pon atención, que este caso parece complicado.

Beringei: Bien, dime a quién debo investigar.

Galago: A los primates

Beringei: ¿A los primates? ¡Definitivamente, te has vuelto loco!

Galago: Eso parece, pero no.  Es un caso difícil, están implicados el lemur, la musaraña, pasando por los capuchinos y hasta el ser humano… ¡Ah! Y lo olvidaba también son sospechosos  los mamíferos y los dinos.

Beringei: De que se trata.

Galago: Del origen de los primates.

Beringei: Me temo que… debo olvidarme de interrogatorios,  lugar de los hechos y esas cosas.

Galago: Algo por el estilo. No es tan terrible, quita tu cara de susto. Cuento contigo.

Beringei: Manos a la obra.

Galago: Sabía que no me dejarías solo.

 Ella se marchó de inmediato.

A Galago le gustaba el trabajo a rápido, así que  Beringei, lo mismo utilizó  las bibliotecas virtuales, que las revistas.  

Primero, lo primero – se dijo- ¿Qué es un primate? La enciclopedia  explicaba: Orden de los mamíferos placentarios, pentadáctilos (5 dedos) y cuadrúpedos, con el dedo pulgar casi siempre oponible, cerebro lobular y vista frontal.  ¿Dónde? Dónde  había leído algo similar. Ya lo recordaba, en el Diario Medioambiental: la aparición de los primates a partir de otros mamíferos placentarios ocurrió hace unos 90 millones de años.

 ¿Noventa millones de años? Sí, el artículo se llamaba el ancestro de los primates convivió con los dinosaurios. Un grupo de científicos británicos y estadounidenses, entre ellos Robert Martín  del  Field Museum de Chicago y Christophe Soligo del Museo de Historia Natural,  de Londres, compararon  secuencias de ADN  y realizaron un análisis estadístico del registro fósil, a partir de lo que concluyeron: primero, que sólo se  tenia un 5% de las evidencias fósiles existentes, pues debido a las condiciones climáticas donde habían habitado los ancestros del primate y sus pequeñas estructuras óseas,  su conservación era muy difícil; Segundo,  que el ancestro de los primates era un ser nocturno, que vivía en los árboles y tenía extremidades prensiles. Por último, el ancestro del primate debía haber convivido con los dinosaurios, con lo que se cuestionaba la  teoría de que los órdenes modernos de mamíferos aparecieron con la extinción de los dinosaurios.

También se plantea que en el Paleoceno se dio una radiación adaptativa en los insectívoros que dio origen a los primates y posteriormente en el Oligoceno surgieron los grandes simios y para finales del terciario ya habrían aparecido los homínidos. Sin embargo,  Edgard L. González, en su artículo la Evolución de los primates  propone a las musarañas como el eslabón en la cadena evolutiva, de ellas proviene el lemur, mamífero arborícola, de grandes ojos y cuerpo  alargado. Tanto musarañas como  lémures (primates inferiores) comparten con los resto de los primates  los cinco dedos en cada mano y su carácter prensil.

Sin embargo,  los primates inferiores carecen de visión estereoscópica (cada ojo envía una señal de la imagen a ambos hemisferios cerebrales para generar una imagen con detalle), además de que beben agua usando la lengua y no succionando como lo hacen los primates superiores.  Estos últimos además poseen uñas planas y no puntiagudas y cónicas.  Gonzáles propone que la evolución de los primates superiores inició hace unos 70 mlls de años, a partir de las musarañas y los lémures. Lo que implicó una reducción del tamaño del hocico; en medida en que se utilizaban las manos, disminuyó la dependencia al olfato  para cazar y se favoreció el desarrolló de la visión estereoscópica.

 Después leyó Apuntes sobre el origen de los primates, un artículo de Ramón Seage  Ameneiros,  él coincidía con Robet Martín en el hecho de que los restos fósiles de los primates eran difíciles de encontrar debido a que estos  animales habitaron bosques húmedos, cuyos suelos ácidos  destruían los huesos antes de que éstos pudieran fosilizarse. A esto hay que sumar  el hecho de que prosperaron en zonas  densamente pobladas de vegetación, que dificultan el acceso y carece de rocas guía para un mayor acercamiento con el grupo.

Seage Ameneiros propone que los primates evolucionaron  a partir de los insectívoros, entre el final del Cretácico y principios del Paleoceno.   Por fin, había encontrado algo un poco más claro y tomó nota de  algunas hipótesis  sobre el origen del orden primate.

 1. Szlay. Propone  que los primates estaban asociados a los hábitats arbóreos, de ahí que su origen se ligue principalmente a una dieta en   mayor  porcentaje de materia vegetal, que se refleja en cúspides molares más redondeadas, además de  una locomoción más acrobática.

2. Cartmill. Señala que la mayoría de los mamíferos arborícolas  carecen de oponibilidad digital  frontalización orbitaria, además de que tienen garras y no uñas. Todo esto implica que el primate ancestral fue un depredador  visual que capturaba sus presas lo mismo en los arboles que en el suelo del bosque.

3. Sussman. Menciona que los primates evolucionaron en relación con las angiospermas al explorar nuevas fuentes de alimento como frutas, flores  y néctar.

 4. Rasmussen.  Plantea que  las adaptaciones visuales de los primates evolucionaron  para convertirse en  animales  frugívoros. 

 5. Crompton. Enfatiza  el papel de la locomoción como agente evolutivo,  al considerar que  éste condiciona el acceso a  las fuentes de alimento, y la visión esteresoscópica sería el resultado de un comportamiento saltador acrobático que la hace imprescindible para garantizar  una perfecta coordinación en el desplazamiento aéreo.

 Beringei: Vaya, vaya, parece que la única coincidencia entre todos es que el hábitat arbóreo  fue el escenario del nacimiento del orden primate. 

Se recargo en el respaldo y se quedo mirando el monitor de la computadora, intentado explicarse  tantas cosas. De pronto ¡ring, ring, ring! Saltó  del susto, luego contestó el teléfono. Era Galago.

 Galago: Ya tienes lista la información.

Beringei: No todo, sólo he conseguido  algunos datos.

Galago: Son muy importantes

Beringei: (Irritada) Supongo que sí. Si no, no estuviese perdiendo el tiempo.

Galago: No quise molestarte…

Beringei: Menos mal.

Galago: Olvida lo dicho, ven a mi oficina con lo que ya has recabado, yo también tengo unos elementos.

Beringei  guardó el  documento y lo mandó a imprimir. Tomó las  hojas y se fue a la oficina de Galago. Ahora caminaba más tranquila. Subió lentamente, las escaleras que la llevaban de la biblioteca del sótano  a las oficinas. Luego le sonrió a la recepcionista y siguió su camino.   Esta vez vio que había algo en la pared, pero no se detuvo  a  ver lo que era. Galago la esperaba sentado en su silla y con los pies sobre el escritorio.

 Esta vez no sería amable, no importaba que Galago fuera su superior.  Abrió la puerta sin llamar. Caminó hasta el escritorio y arrojó las hojas al escritorio. Él le regaló una sonrisa, bajó los pies del escritorio y tomó  las hojas, las leyó. Volvió a su posición anterior  y miró a Beringei, que había permanecido de pie  frente al escritorio.

Su cara ya no era la misma, cuando llegó parecía prepotente, ahora era una niña nerviosa,  el trabajo no era bueno y lo sabía. Él comenzó a reírse,  tranquila Berengei, le dijo.  Yo tampoco he conseguido mucho, pero podemos llegar a algo.  Se puso de pie  y  acercó  una silla. Siéntate y mira esto. Le enseño la pantalla de  la computadora. Era un esquema de la división de los  primates, algo así como un esquema ilustrado:

 Beringei: yo tengo algo más claro sobre la misma idea, sólo que no tiene colorcitos ni monitos y esta relacionado con lo que buscas.  Conectó el USB  y abrió un documento que mostraba un esquema:

 

Beringei: Galago, en este esquema se muestran las dos radiaciones evolutivas que sufrió el orden de los primates. La primera es la radiación insectívora que se dio hace unos 70 o 65 millones de años en los inicios del paleoceno.  La divergencia de los insectívoros se ha observado en la disminución del numero de dientes, y además  en la ampliación de la superficie dental para triturar frutos, además de un posible aumento de tamaño corporal.

 Los  fósiles  se han encontrado en el Norte de América y en Europa. Por ejemplo  en Montana EU, se encontró lo que fue llamado el   Prosimio arcaico  que tenía dientes  como de peine, característica que hoy en día tienen los lemuriformes y lorisiformes.  Con esta primera radiación aparecen lo que llamamos prosimios: Lémures, Indris, Aye-Aye, Loris, Tarseros. 

 Luego en el Eoceno se dio la segunda radicación, la antropoidea, que permitió que  de los prosimios surgieran  los  simios o primates superiores ( mono araña, capuchino, tití, mandril, gorila, orangután, ser humano).   Entonces, del suborden de los antropoideos se desprende dos infraordenes el de los platirrinos y el de los catarrinos. En este último se encuentra la superfamilia de los  hominoideos, a la que pertenece la familia de los homínidos.

             Galago: Creo que aun faltan algunas cosas, pero esto es más claro.

            Beringei: Y que más crees que debo buscar.

            Galago: No se, dímelo tu.

Beringei: Casi lo olvido. Hay propuestas que dicen que el clima influyo en las radiaciones, pues en algún momento las temperaturas descendieron y el alimento en las copas de  los árboles escaseó, lo que obligó  a los  ancestros de los primates a descender y buscar a alimento en el suelo. Lo que debió modificar  su dieta, locomoción y visión.

            Galago: ¿Qué más buscarías?

Beringei: Las especies  de las cuales se desprendieron los primates. Además de revisar las características de cada familia  de los prosimios. ¡Ah! y hacer una revisión de la situación climática.

            Galago: Eso esta muy bien, pero por hoy  sólo llegamos a esto.

Beringei salió de la oficina de Galago,  sabía que las cosas no habían ido bien, pero al menos sabía algo. Caminó por el pasillo y de pronto volvió la cara ahí estaba  una  súper ampliación de la foto  de  Peter  G. Veit: un gorila de espalda plateada del Parque de los Volcanes en  Ruanda. Son animales bellísimos, pensó. Pero por hoy  ya estuvo bien de changos. Siguió su camino hasta la biblioteca del Sótano, recogió su mochila y salió del edificio. Se iría a casa y olvidaría, al  menos por unas horas lo que había hecho en el día.

Mayo de 2004 

Fuentes

www.antrophos.galeon.com/html/origenprimates.htm

 www.biopress.net/artículo/artículo026.htm

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Vivan los changuitos!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: