Divulgación de la antropología física. Post de aniversario

19 mayo 2011 en 3:55 AM | Publicado en Divulgación de la Ciencia | 4 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

Por: Axel Baños y Bernardo Robles

El presente texto es sobre difusión, aunque no tenga el carácter socializante de un trabajo de tales características, es por eso que se acompaña de un archivo de audio que si tiene este sentido plural, que la antropología debería asumir.

La antropología física reflexiona en torno al hombre como especie; cómo nace, crece y se desarrolla dentro de un espacio y tiempo determinado son temas incesantes dentro del devenir antropológico. El investigador construye, crea e interpreta realidades a partir de su percepción, en este sentido, al habitar en un mundo social se es en esencia un ser-con los otros (Mitsein, diría Husser) y en este sentido la subjetividad se expresa a partir de la relación intrínseca con los demás. Cada subjetividad se forja individualmente; tiene creencias, valores e ideales particulares que se fincan en el deber ser.

Un “espacio intersubjetivo” es la zona simbólica que se construye entre los miembros de una comunidad y que les permite comunicarse, percibir de una forma relativamente semejante la realidad y así coordinarse en su haber diario. Es importante afirmar además, que esta es una actividad habitual humana, pues cada vez que cambiamos de escenario y nos enfrentamos a distintos grupos de nuestra población, asumimos papeles, actitudes y lenguajes diferentes, que hacen aún más específica la información que se transmite y más delimitada la intersubjetividad. El antropólogo hace esto en tres niveles: como humano participe de la sociedad; como estudioso del otro al identificar, describir y enunciar a los distintos individuos dentro de los grupos sociales; finalmente al tratar de transmitir esta información a grupos especializados con los que conforman una comunidad epistémica pertinente, así como al difundir su labor al individuo no especializado.

Aquí reside la dificultad de difundir, pues uno se enfrenta al dilema de mantenerse en un nivel discursivo alto, haciendo referencia al lenguaje y actitudes propios de nuestro grupo epistémico o, hacer tan coloquial la plática para que cualquier hispanohablante pueda decodificar el contenido del mensaje, sacrificando al mismo tiempo diferentes niveles de contenido.

En la historia de la difusión han existido diferentes niveles de propuestas que escogen un punto en el gradiente de estos dos polos expuestos con diferentes resultados y, evidentemente, diferentes públicos objetivos.

¿Cómo se puede ser más incluyente en un mismo discurso?

Diferenciándolo en varias escalas de complejidad, lo cuál lleva inevitablemente a alongar la estructura del discurso y muchas veces ser repetitivo. En un texto esto se vuelve sumamente complejo, pues la extensión compromete la atención y el foco. Quizá por esto los medios electrónicos -como los blogs escritos o en podcast-, representan una ventaja al poder construir series temáticas en donde quizá se diga poco por entrega, pero al sumarlas constituyen toda una idea.

Y como ejemplo un botón, aquí les dejamos un audio, en otro nivel discursivo mucho más parecido a la difusión…

https://docs.google.com/leaf?id=0BxG7qqelYBcVZTU4MzRmNDctZWVkYS00NTY0LTlmYjMtNWUwZjAzODAzZmRl&hl=en

Divulgación de la ciencia. Post de aniversario

19 mayo 2011 en 3:36 AM | Publicado en Sin categoría | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

Por: Claudia Juárez Álvarez

Recuerdo muy bien aquella escena: ella, segura de sí misma, respondía a cada una de mis preguntas; mientras yo, atenta en todo momento a sus palabras, tomaba registro de sus estudios sobre morfología facial.  

Me pidió acercarme al monitor de su computadora para mostrarme un banco de imágenes de cejas, ojos, narices, pómulos, barbillas, orejas y cabellos que podían combinarse para formar un rostro mexicano. Todo el conjunto formaba un sistema de identificación personal.

De aquella entrevista con María Villanueva Sagrado, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, nació un producto de divulgación de la ciencia publicado en un periódico mexicano.

La entrevista en términos generales es una manera de obtener información a partir de preguntas y respuestas. Esta práctica es un hábito cotidiano y antiguo. José Luis Perdomo, en el libro En el zurco que traza el otro…, acepta que es factible aventurar que desde la invención del lenguaje, los seres humanos estaban cerca de sostener sus primeras entrevistas. Tampoco sobra decir que la entrevista es útil en un sin número de profesiones.

Dentro del periodismo es una herramienta básica para obtener información destinada a ser un hecho noticioso. Pero además es un género periodístico, es decir, una manera de narrar un suceso en la que el autor exalta las palabras del entrevistado, las oculta, las interpreta, las resume, las ubica en un contexto, las rodea con sus propias percepciones, pensamientos e incluso de sus recuerdos del encuentro.

El periodista español Manuel Calvo Hernando acierta al afirmar que “la entrevista es un género extraordinariamente apto para la divulgación de la ciencia.” Pues nos permite exponer los trabajos y los días del investigador científico, así como sus motivaciones, posturas, dudas, conflictos y esperanzas desde su propia voz:

Estudié física y fue muy enriquecedor. Sin embargo, a raíz del accidente de mi padre todo cambió. Él era mi mejor amigo; siempre me apoyó. Era arqueólogo y se cayó mientras trabajaba en la reconstrucción de una pirámide en Campeche… se rompió la columna vertebral y quedó parapléjico. En aquella época Estados Unidos estaba en guerra y dejó de enviar medicamentos y materiales médicos, prótesis e implantes a los demás países. El caso de mi padre me enfrentó a esa realidad.

Cristina Piña decidió especializarse en biomateriales, la ciencia dedicada a desarrollar productos para regenerar o sustituir algún tejido u órgano. De sus investigaciones nació un biomaterial obtenido a partir de hueso de bovino, indicado para implantes de globo ocular y regeneración de huesos dañados.

El mismo Calvo Hernando expresa que los avances y conquistas de la ciencia interesarían más al público no especializado si hablamos, por ejemplo, de cómo el profesor Selman A. Waksman, descubridor de la estreptomicina y Premio Nobel, pudo hacerse millonario pero prefirió ceder todos sus derechos a la Universidad de Rutgers. O cómo Niels Bohr, descubridor del modelo de átomo que lleva su nombre, ayudó a los científicos alemanes perseguidos por los nazis.

Estos aspectos de los hombres y mujeres que eligieron la ciencia como profesión quedan a veces ocultos o ignorados. El divulgador puede darse a la tarea de rescatarlos. He aquí un fragmento de una larga entrevista con Vivianne Solís-Weiss, una investigadora mexicana dedicada a las ciencias del mar.

Cuando tenía que elegir una profesión pensé en cursar una carrera de letras, pero al hacerme una prueba de aptitudes me dijeron que me dedicara a la biología, porque lo que yo necesitaba era estar al aire libre, convivir con la naturaleza; me aseguraron que una profesión así me iba a hacer más feliz.

Dejó atrás las letras, eligió la biología y terminó atraída por el mar profundo. Fui la primera mujer latinoamericana que bajó 2, 500 metros a bordo del submarino estadounidense Alvin para  observar las ventilas hidrotermales, unos volcanes submarinos que se crean donde se separan las placas tectónicas de la Tierra.

El periodista polaco Rizard Kapuscincky decía que la fuente principal del conocimiento periodístico son los otros: “son los que nos dirigen, nos dan sus opiniones, interpretan para nosotros el mundo que intentamos comprender y describir.”

Aquello que intentamos comprender y describir es el ser científico, quien intenta comprender un trozo del mundo, analizarlo, describirlo hasta finalmente ser reconocido como autor de un nuevo conocimiento. Si profundizamos en esa labor encontraremos también al ser de carne de hueso.

Desde luego hay diferentes recursos para explorar en la vida del científico y la entrevista es tan sólo uno de ellos, nada despreciable en mi opinión. La celebración del segundo aniversario de Antropología física ¿para qué? es un buen pretexto para considerarla en el ejercicio de la divulgación de la ciencia. No olvidemos que la ciencia es ante todo una actividad humana.

Referencias:

Calvo Hernando Manuel, Periodismo científico, Madrid, Paraninfo, 1977, 330 pp.

Scott Christina, La entrevista, [en línea],       http://www.wfsj.org/course/sp/pdf/OnlineCourse-L3-sp.pdf

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.